Los conflictos ligados al ocio nocturno de la juventud en Cartagena atañen a diferentes colectivos y lesionan los legítimos intereses de los mismos. Ayudar desde el Gobierno Municipal a conjugar de la manera más razonable, por razonada, los intereses de los diferentes colectivos es una obligación de los dirigentes municipales, que no pueden mirar para otro lado por muy incómoda que pueda ser su participación en asuntos con tantos colectivos y con intereses tan dispares. Conscientes de que ésta o cualquier otra propuesta no agradará a la totalidad de los actores o como mucho lo hará solo en parte, desde Movimiento Ciudadano queremos reflejar con ésta la vocación de servicio a los cartageneros, cumpliendo con nuestra obligación de aportar soluciones a los problemas ciudadanos sin miedo a la pérdida de votos ni a disgustar a cualquiera de las partes.

No existen varitas mágicas ni pócimas que agraden al cien por cien de los colectivos implicados, por lo que intentar la mayor aproximación posible entre  los deberes y derechos de todos los colectivos, solucionando el problema en el mayor grado posible, será el objetivo a alcanzar por los dirigentes municipales. No hay en este asunto una solución a la totalidad, pues la subjetividad de cada uno de los sujetos con intereses en el problema hará que así lo interpreten, pero lo que no podrá ser nunca cuestionable, será el posible acuerdo al que se llegue desde unas mesas  de trabajo donde participen cuantos colectivos están interesados.

Como decíamos, varios son los colectivos que manifiestan sus preocupaciones, sus quejas y sus necesidades. Veamos algunos de ellos:

VECINOS: Los vecinos, representados por la Federación de Asociaciones de Vecinos, plasman que el primer derecho es “el derecho al descanso”, algo que nadie puede negar. Como entendemos que las libertades de unos terminan donde empiezan los derechos del otro, creemos que el derecho al descanso tiene mayor peso específico que el derecho al ocio-botelleo, como lo creen los tribunales que ya han condenado a nuestro Ayuntamiento en diferentes ocasiones, por no garantizar éste el derecho al descanso de los vecinos.

En muchos casos se dará la dualidad vecino/padre, e incluso vecino/joven, será importantísimo escuchar a estos dos colectivos concretos, pues en ellos se encuentra implícita junto con el problema, la posible solución, pues ser juez y parte es en este caso de incalculable valor.

Teniendo presente que en la mayor parte de los casos los vecinos aguantan estoicamente situaciones puntuales en el tiempo, fiestas de Carthagineses y Romanos, Semana Santa, etc, perdiendo su derecho al descanso en pos del ocio y jubileo de todos, daremos especial importancia a impulsar medidas paliativas desde el Ayuntamiento, obligando mediante normativa a incluir en la carpintería exterior cristales múltiples que insonoricen del exterior, tipo Climalit.

PADRES: Los padres son en muchos casos un colectivo con intereses enfrentados, pues junto con el derecho al descanso, enlazan la necesaria proximidad de zonas de ocio nocturno y diurno que satisfagan las necesidades de sus hijos.

JÓVENES: Éstos quieren poder realizar este tipo de actividad propia de su edad y necesidades en cuanto a las relaciones sociales y a su nivel económico. Nuestra será la responsabilidad de aprovechar las sinergias de sus concentraciones, para mostrarles otro tipo de actividades, complementarias o no a las del “botelleo”.

Concluimos pues, que la oferta de ocio local es claramente insuficiente y además, dispersa y fuera del municipio, lo que implica importantes riesgos por los desplazamientos nocturnos que deben realizar los jóvenes. Por tanto, el Ayuntamiento debe proveer las infraestructuras que permitan una adecuada oferta de ocio.

De igual forma, no podemos ser ajenos a la realidad actual, ni podemos pretender cambiarla de un plumazo, pero tenemos la responsabilidad de alterarla o modificarla paulatinamente, para que todos los ciudadanos estén próximos a la satisfacción. De este modo vemos cómo de manera reiterada, se vienen produciendo eventos de quedadas de jóvenes, de “botelleo” y “macrobotelleo” en fechas señaladas, y somos conscientes de que no podemos erradicar esas actividades de la misma manera que no podemos detener la refracción del sol, pero esto último no significa que no podamos aplicar medidas paliativas a los efectos nocivos del mismo.

Asumido esto y entendiendo que desde el Ayuntamiento ya se realizan actividades alternativas al botellón (programa TELA), intentaremos aproximar ambas, para que los jóvenes no tengan la necesidad de elegir entre lugar de copas o lugar de ocio alternativo, haciendo coincidir en un mismo espacio actividades que incluso siendo diversas en su contenido, convergen en cuanto a los usuarios.

Por ello, Movimiento Ciudadano propone:

 

PRIMERO:

Poner en funcionamiento espacios socioculturales en algunas instalaciones ya existentes, que estarán abiertos durante todos los fines de semana y que prestarán un servicio a la gente joven del municipio, con inquietudes creativas, estableciendo programas de actividades alternativas.

 

Complementando a las instalaciones antes mencionadas, proponemos crear un macro-espacio cultural y alternativo donde se realicen actividades de formación y ocio para nuestros jóvenes,  que a su vez generen oferta ocio-cultural para el municipio. Estas instalaciones constarían de:

 

De manera destacada:

 

-Gran explanada abierta, dotada de pérgola escenario, donde se realizarían conciertos y actividades y como no, las quedadas y botellones.

-Aseos públicos que permitan a los usuarios estar dentro de los márgenes de la salubridad y el decoro público.

-Espacios/pistas polideportivos.

 

De manera complementaria:
-Salas de ensayo para músicos
-Sala de conciertos
-Salas para taller de teatro
-Salas de exposiciones para pintura y escultura
-Laboratorio de enseñanza fotográfica
-Cine club
-Sala de entretenimiento y nuevas tecnologías
-Biblioteca
-Salón de actos múltiples para talleres de formación a los jóvenes:
-Talleres de Orientación Ocupacional y de asesoría jurídica sobre modalidades y trámites de contratación laboral.
-Talleres de formación e información sobre las diversas drogas más utilizadas.

Este recinto estaría vallado, pero con salidas suficientes para su rápida evacuación, estaría dotado con vigilancia interna no invasiva (circuito cerrado de televisión) y con una dotación policial suficiente tanto para persuadir como para reprimir, llegado el caso, actividades ilegales o contrarias a la salud y al derecho.

Del mismo modo, estaría dotado de una UME y un pequeño consultorio donde atender pequeñas contingencias.

 

SEGUNDO:

Culminaríamos el Plan con la creación de una línea de autobuses nocturna que conecte este centro de ocio de la ciudad, con nuestros barrios y diputaciones, evitando en parte los peligrosos desplazamientos nocturnos.

 

Si bien es cierto que no podemos impedir que los jóvenes hagan estas actividades propias de esa edad, una vez que pongamos en sus manos espacios ad hoc para las mismas, las autoridades municipales estarán en condiciones de imponer sanciones a jóvenes y/o a los padres de éstos, si no limitan esas actividades al recinto e instalaciones proporcionadas para su uso.

 

Por todo ello presentamos este informe a la COMISIÓN DE HACIENDA E INTERIOR, para que si se estima oportuno, se pongan en práctica cuantas ideas se han propuesto, con el fin de alcanzar una solución a la problemática de la práctica del “botelleo” en el municipio de Cartagena.

 

 

 

Cartagena, a 23 de julio de 2013

José López Martínez.

Concejal Grupo Mixto Movimiento Ciudadano.

Para escuchar el corte de voz pinche aquí: 130723_002

Problemática asociada al ocio juvenil en Cartagena : El problema del “botelleo”. Propuestas y soluciones
A %d blogueros les gusta esto: