José López Martínez, Concejal y Portavoz del Grupo Mixto-Movimiento Ciudadano de Cartagena, presenta al Pleno para su debate y posterior aprobación, la siguiente moción para que se inste al Gobierno Regional a que posponga hasta el curso escolar 2016/2017, la implantación de la LOMCE en la Región de Murcia.

MOCIÓN
La Federación de Directivos de Institutos (Fedadi) advierte en su documento del XXX congreso, de noviembre de 2014, que el retraso en la publicación del Real Decreto por el que se habían de establecer los nuevos currículos de ESO y Bachillerato podía tener como consecuencia una organización del curso que viene, verdaderamente caótica. De forma parecida se manifestaba D. Felipe de Vicente, presidente de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto (Ancaba), que ha dicho que es inaplicable, porque es preciso reelaborar algo así como 110 asignaturas. Igualmente se ha manifestado en Murcia (ADES), la Asociación de Directores de Enseñanza Secundaria de la Región. Por último, aunque hay más manifestaciones de colectivos de profesores y Pedagogos en contra, cuatro autonomías (Andalucía, Asturias, Canarias y Cataluña) han pedido que se aplace la entrada en vigor.
Como ha ocurrido con prácticamente todas las leyes educativas aprobadas durante la democracia (y van ya seis leyes orgánicas desde finales de los años setenta), ha soliviantado a bastantes sectores de la población y contentado a unos pocos. Aunque el ministro Wert no lo diga, la verdad es que los partidos políticos han sido incapaces de firmar un pacto de Estado, y creemos que es hora de que la sociedad les diga que ya está bien de improvisaciones, de cambios alocados, de perder el tiempo y hacérnoslo perder a todos. El cambio de una ley educativa paraliza la escuela durante una legislatura.
En el caso de la actual, el asunto es más grave. Crece el convencimiento de que no se acabará de implantar, lo que introduce más confusión y precariedad en la situación. Todos los partidos políticos de la oposición se han puesto de acuerdo en derogar la actual ley si el Partido Popular no gana las elecciones. Como es probable que no haya mayorías absolutas, tendrá que haber pactos, y nadie sabe lo que puede salir de ellos.
Téngase en cuenta, además, que hay un grupo de materias cuyo diseño curricular queda condicionado a las decisiones que previamente se adopten sobre la etapa y el curso en que se han de impartir, así como sobre su número de horas semanales. Y no es una simple cuestión de quitar o poner más o menos temas. Han de adaptarse contenidos, metodología, estándares de aprendizaje, etc. El trabajo de las comisiones que han de realizar este diseño debería supeditarse al conocimiento de esos extremos. De no ser así, corremos el riesgo de plantear inadecuadamente las materias objeto de desarrollo.
En todo caso, una primera consecuencia que ya tiene esta situación es que, aunque se prevean en la norma, los centros no podrán plantear para el curso que viene sus asignaturas de libre configuración, no hay tiempo para ello. Pero el problema no acaba con conseguir que el Decreto esté publicado antes de septiembre, por dos motivos:
Más allá de las asignaturas y las horas, los borradores contienen una amplia relación de medidas, especialmente las vinculadas con la atención a la diversidad, esenciales para la organización de los centros y para la adecuada respuesta a las necesidades del alumnado, que requerirán la redacción, consulta y publicación de órdenes para que se puedan llevar a la práctica. En este caso, el horizonte de septiembre parece ya totalmente inalcanzable, al menos si se piensa seguir los trámites necesarios, y en el más esperable de los casos abocaría a un inicio de curso «en borrador», como ya tuvieron que soportar este año para implantar la Formación Profesional Básica, y como ha ocurrido este curso en los centros de Educación Primaria.
En todos los casos habrá que seguir una tramitación larga, y todo esto sucede en un año electoral, cuando varias autonomías pueden cambiar de gobierno, y con la variable de que si el Partido Popular no logra mayoría absoluta va a ser muy difícil mantener la ley. Pero derogar una ley educativa que está a medio implantar es muy complicado, y no se puede hacer sin daños colaterales. Supondría otra legislatura de transición. Habría alumnos que pasarían por tres leyes: la LOE, la LOMCE y la que sustituyera a esta.
Por otro lado, las familias temen que cuando se inicie el proceso de admisión de alumnos, normalmente en marzo, los centros no habrán podido ofrecer la imprescindible información y orientación, lo que resulta de especial gravedad en el caso del Bachillerato, etapa en la que las decisiones habrían de ser tomadas por las familias con el máximo conocimiento de causa, sobre todo habida cuenta de que las rectificaciones, el cambio de itinerario formativo o modalidad, se dificultan más con las actuales previsiones, hasta hacerse prácticamente inviables.
A todo lo dicho anteriormente, hay que sumar lo que concierne a  los claustros y equipos directivos, que tienen que determinar cómo se concretará su oferta educativa y cuál ha de ser la plantilla de profesorado adecuada para asumir esa carga lectiva.
Por último, decir que por supuesto que hay que cambiar muchas cosas en el modo de enseñar, pero primero hay que formar al profesorado, cosa que, como todas las leyes educativas españolas anteriores, la actual tampoco contempla. ¿Y cómo y dónde se va a formar el profesorado, si el anterior Consejero de Educación, tras los recortes que hizo en la educación desmanteló la red de centros de formación del profesorado? Los llamados CPR.
Por lo expuesto presento moción a este Pleno Municipal para que se inste al Gobierno Regional, a que posponga hasta el curso escolar 2016/2017, la implantación de la LOMCE en la Región de Murcia.

Cartagena, a 13 de febrero de 2015

Fdo. José López Martínez
Portavoz Grupo Mixto-Movimiento Ciudadano

Moción para que se inste al Gobierno Regional a que posponga hasta el curso escolar 2016/2017, la implantación de la LOMCE en la Región de Murcia
A %d blogueros les gusta esto: