• Declaraciones de la concejal de MC Cartagena, Isabel García

La formación cartagenerista expone actuaciones temporales hasta la entrada en funcionamiento de este nuevo sistema

Hace más de un año, el 31 de octubre de 2018, se firmó el contrato para el suministro de un sistema de control de accesos al centro de Cartagena, las conocidas como ‘pilonas’. Así se empezaba a dar cumplimiento a la enmienda de MC al presupuesto de 2018 que recogía las reivindicaciones de los comercios del centro.

El objetivo de la actuación, valorada en 100.000 euros, era mejorar las medidas de accesibilidad al Casco Histórico, ya que con la colocación de maceteros, vallas atadas con cintas e incluso vehículos de la Policía Local, servicios básicos ven dificultado el acceso a esta zona.

Un año después, estos sistemas de control de accesos siguen sin entrar en funcionamiento aunque desde la prensa local se informaba esta mañana del inminente inicio de los trabajos para la instalación de los dispositivos que activen las tres pilonas móviles existentes en Sagasta, Santa Florentina y Plaza Castellini.

“Con el habitual retraso al que nos han acostumbrado parece que, al fin, doce meses después, cumplirán con la ejecución de este contrato, producto de una enmienda de MC. Se trata de una iniciativa que fomentamos en beneficio de la sostenibilidad y la movilidad además de una mejora en la calidad de vida en el centro urbano”, ha comenzado argumentando Isabel García. La actuación, que incluía la instalación de tres pilonas escamoteables con sistemas de reconocimiento de vehículos incide en la necesidad de optimizar las condiciones ambientales.

“Nos congratulamos por una medida que, de concretarse finalmente, también propiciará la desaparición de los antiestéticos maceteros que, en la plaza Castellini, han conseguido que esta vía haya desaparecido casi al completo de la vista, con el consiguiente perjuicio para los comercios instalados allí, convirtiéndose, además, en zona de carga y descarga de camiones a cualquier hora, incluso de noche”.

Acto seguido, Isabel García, consciente de que la materialización de esta actuación podría dilatarse aún más, ha aconsejado al Gobierno local una medida temporal. “Si los maceteros se trasladan a la entrada de la Plaza Castellini, en el cruce con la calle Real, se solucionaría el problema de la calle temporalmente”.

“Así quedaría libre una entrada para turismos desde la plaza Cuartel del Rey (donde podría situarse la carga y descarga para todo el centro), y los taxis podrían entrar y dar servicio por la calle Bautista Antón. En un espacio peatonal, los taxis tienen que dar servicio a las personas con movilidad reducida, por lo que no se puede cerrar completamente”, ha argumentado.

 

Desaparece la preocupación por la movilidad

Posteriormente, Isabel García ha reseñado que “en MC no entendemos un retraso tan prolongado y mucho menos que no se den explicaciones a los vecinos ni a los empresarios afectados, los que sufren la pertinaz ineficacia de este Gobierno, que ha acuñado un concepto propio de movilidad para conseguir que nadie les mueva su silla”.

La concejal de MC ha concluido reseñando la “inoperancia” del edil de Comercio, Manuel Padín quien “seis meses después parece no haber encontrado un hueco para convocar al Consejo de Comercio en el que se pueda debatir la conveniencia o no de una nueva peatonalización. Consensuar y trabajar, dos verbos que no conjuga Padín desde que forma parte de la Corporación”.

Esta mañana, Plaza Castellini

El Gobierno local retrasa un año y medio la ejecución de la enmienda de MC para favorecer la accesibilidad en el control de accesos al centro
A %d blogueros les gusta esto: