• Declaraciones de la concejal del Grupo municipal MC Cartagena, Isabel García

La vicealcaldesa permite seguir prestando servicios sin contrato y adjudica subvenciones a dedo

Esta mañana, la concejal del Grupo municipal MC Cartagena, Isabel García, ha valorado el posicionamiento adoptado por la vicealcaldesa, Noelia Arroyo (PP), decidida a implantar en el Gobierno el ‘modelo’ de gestión de su formación que llevó al Ayuntamiento a ser intervenido por el Ministerio de Hacienda.

“No por anunciado deja de ser preocupante que el PP haya vuelto a liderar, es un decir, la gestión municipal”. “Arroyo simboliza y hace perdurar esos viejos hábitos que casi consiguieron liquidar nuestro municipio, patrimonio y futuro”.

García ha iniciado su exposición recordando cómo “Arroyo tuvo que enmendar a Castejón en la última Junta de Gobierno llevando fuera del orden del día la propuesta de suspensión (que no se atrevió a firmar su compañera Nieto) de determinados preceptos del acuerdo de condiciones de trabajo, aprobado de manera exprés en periodo preelectoral y sin pasar por el pleno. De ese acto aprendimos la frívola manera de gestionar de la popular, quien primero defiende a la tránsfuga y luego sostiene que los compromisos hay que adquirirlos sin calcular si es posible cumplirlos”.

“En aquella sesión continuó, sin el menor de los sonrojos, buscando la estabilidad, ese concepto que suena perverso en sus discursos. Buscó la suya, ‘jugando’ con el dinero de todos en su propio beneficio. Así, a pesar de la advertencia del interventor, quien recomendó que la convocatoria se tramitara por concurrencia competitiva, llevó propuestas de concesión directa de subvenciones a entidades de personas con discapacidad y entidades sin ánimo de lucro. Es decir, otra vez, los procedimientos y recomendaciones técnicas las utilizó para saltárselas”, ha argumentado la dirigente cartagenerista.

“Del mismo modo”, ha continuado la concejal de MC Cartagena, “el interventor recordó a Arroyo que no puede repartir las partidas a su antojo, con su vocación populista, sino que tiene que regirse por unos criterios de valoración que sirvan de base para determinar los importes concedidos y que garanticen una proporcionalidad para conseguir un reparto justo y el máximo alcance y eficacia”.

 

Posible ilícito al concatenar contratos

La dirigente cartagenerista ha seguido poniendo voz al procedimiento ‘arrollador’ de la popular. “Llevó una propuesta de tramitación de facturas para el servicio de alojamiento de personas transeúntes y sin hogar, cuyo contrato finalizó en agosto de 2019. Ello después de haber intentado usar el contrato menor, superando el límite establecido por la Ley, lo que despertó nuevamente el recelo del interventor, pues podría constituir un ilícito si con el interés general no lo justificaran todo”.

“Idéntico proceder adoptó en el contrato de servicios de apertura, limpieza y control de las instalaciones municipales en el pabellón de La Palma, Molinos Marfagones, Cabezo Beaza, Jiménez de la Espada, las piscinas de La Aljorra y Pozo Estrecho, el pabellón de San Antón y la pista de atletismo. El contrato finalizó en marzo de 2019 y, un año después, las empresas siguen prestando el servicio en ausencia de marco legal”.

“Nosotros, al llegar al Gobierno en 2015, nos encontramos con un gran número de contratos en esas circunstancias que regularizamos de inmediato. La comparación les deja en evidencia”, ha esgrimido Isabel García.

La edil de MC Cartagena ha finalizado lamentando que “con Arroyo y el PP en el Ayuntamiento, vuelve lo que ya conocíamos; una forma de hacer las cosas que nos ha costado muchos millones en indemnizaciones y las que han de venir. Nada les frena, ni la ley ni el interés general. Todo sea por la estabilidad, la de sus asientos, desde los que asfixian a Cartagena”.

 

  • Fotografía de archivo (izquierda a derecha). Ana Belén Castejón y Noelia Arroyo
Arroyo pasa el ‘rodillo’ en la Junta de Gobierno saltándose procedimientos y las advertencias del interventor
A %d blogueros les gusta esto: