La Sra. Presidente entrevistada por el diario EL PAIS en su sección DESAYUNOS CON,  demostró, no se si por relajo o por absoluta carencia  de sensibilidad en sus comentarios, el cuajo de una política profesional de estos tiempos, con todo su significado tanto de política como de profesional.

Lo hizo al mostrar su forma de entender la gestión económica municipal, que si bien en primera instancia puede resultar enternecedora, similar a la de la marquesa con el chocolate del loro a la hora de recortar gastos, puede resultar ofensiva por cuanto toma de muestra una intervención que expone a los funcionarios municipales al prejuicio de los ciudadanos.

 

Resulta  paradójico que el chocolate de la alcaldesa, ese que ha suprimido para salvar las maltrechas arcas municipales,  sea el agua en bidones de las oficinas municipales, el loro los funcionarios y el importe, una barbaridad según dice, 35.000 € al año, lo que efectivamente es mucho beber para unos funcionarios.

 

Habría que ver en que condiciones se negoció el contrato con la empresa suministradora, pues preguntando a una empresa similar sacamos los siguientes cálculos: Bidón de 19 lt.  a 4,54 euros/bidón, lo que es igual a 0,23 céntimos el litro. Del mismo modo, si hacemos los cálculos sobre los 1.200 funcionarios de este ayuntamiento, nos da como resultado 122  litros/funcionario/año, es decir 28 euros al año por cada funcionario o más de medio litro de agua al día por trabajador.

 

Teniendo en cuenta que el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, y más concretamente en su anexo V, de título Servicios higiénicos y locales de descanso, en el que se establece en su punto 1. Agua potable, lo siguiente:

 

“Los lugares de trabajo dispondrán de agua potable en cantidad suficiente y fácilmente accesible. Se evitará toda circunstancia que posibilite la contaminación del agua potable”.

 

Y en el apartado 2 , Vestuarios, duchas y retretes, en su punto 10 reza:

“Los vestuarios locales de aseos y retretes estarán separados para hombres y mujeres. No se utilizarán para usos distintos a aquellos para los que estén destinados”.

 

Como decía, teniendo en cuenta este Real Decreto, y el incumplimiento del mismo por parte del Gobierno Municipal, me ratifico en lo expresado sobre el relajo o inconsciencia de nuestra Presidente a la hora de hacer declaraciones y apuntarse victorias pírricas como logros dignos de impulsar a nuestra regidora a los primeros puestos del Estado.

 

Podía haberse fijado en otros gastos municipales, en concreto en dónde se van los más de 33 millones de euros que ha facturado la empresa concesionaria AQUAGEST en el año 2012, con cientos de miles de euros de costes ficticios, gastos sin autorizar y el Impuesto de Sociedades pagado aparte del 14% del margen de beneficios.

 

También, en los casi 700.000 m3 de agua potable de la red que habrán consumido los servicios municipales en el 2012 y haberse informado de que el ayuntamiento no paga nada por ellos. Entonces, quizás se le hubiera ocurrido que no es justo que se facture los 390.000 € de su coste a los usuarios del servicio privatizado de Cartagena, y que si pagara el Ayuntamiento, igual ahorraba más que con el agua de los bidones de los funcionarios.

 

Por lo expuesto y advirtiendo que de no subsanarse la situación pondremos en conocimiento de la Inspección de Trabajo la actual situación, presentamos Moción a este Pleno Municipal, para que se repongan los dispensadores de agua, mineral o de la red, en todas las oficinas municipales.

 

 

 

Cartagena a 31 de enero de 213

 

 

 

 

 

 

 

 Fdo. José López Martínez

Portavoz Grupo Mixto-Movimiento Ciudadano

 

 

Moción sobre reposición de los dispensadores de agua en las oficinas municipales
A %d blogueros les gusta esto: