La actual ordenanza reguladora de la venta, suministro y consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública fue modificada por el PP el 28 de febrero de 2003, hace diez años. La pretensión inicial de dicha modificación era, según argumentos del equipo de Gobierno, recoger lo manifestado por los sectores interesados en las diferentes reuniones que se habían venido manteniendo para tratar de la extensión del fenómeno del consumo de bebidas alcohólicas utilizando la vía pública y otros espacios similares y paliar sus efectos, tanto entre los que participan en el mismo como entre los que lo sufren, así como para facilitar la actuación municipal dentro del marco de la Ley 6/1997, de 22 de octubre, sobre drogas, para la prevención, asistencia e integración social de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

 

En definitiva, esta última modificación no supuso otra cosa que la introducción de sanciones, su clasificación en leves y graves, así como la cuantía económica de las correspondientes sanciones, algo, les podemos asegurar, totalmente alejado del debate intenso que se produjo en la mesa de trabajo que a tal efecto se convocó en aquél momento.

 

La realidad diez años después es bien distinta. En ocasiones hemos asistido a declaraciones sobre la “aplicación flexible de la ordenanza por parte de responsables del gobierno”, en otras hemos asistido a denuncias de los sindicatos policiales sobre la “labor de control” que deben realizar los agentes en las concentraciones de jóvenes por el efecto botellón. Algo no ha cambiado desde hace diez años, las quejas vecinales por las molestias que ocasionan estas concentraciones.

 

Todo ello nos pone de manifiesto una realidad, el equipo de Gobierno es incapaz de hacer cumplir una norma, una ordenanza, que aprobó su propio partido político, y que ya entonces los partidos de la oposición manifestamos que sería imposible de cumplir y sobre todo no solucionaría los problemas que ocasiona el consumo de bebidas alcohólicas en la vía publica.

 

Transcurridos 10 años, en los que ni siquiera se ha evaluado el grado de cumplimiento de esta ordenanza, que ni siquiera se ha modificado para adaptarla a nuevas situaciones, desde los grupos municipales de la oposición consideramos importante y necesario abordar un amplio debate, en el que participen jóvenes, a través del Consejo de la Juventud y asociaciones juveniles, vecinos, a través de la Federación de Asociaciones de Vecinos, empresarios de hostelería, agentes de seguridad, tanto local como nacional, y los grupos políticos para evaluar y mejorar esta ordenanza a todas luces irrealista  y difícil de cumplir.

El pleno del Ayuntamiento de Cartagena inste al equipo de Gobierno a convocar, de manera inmediata, una comisión permanente de evaluación y seguimiento de la Ordenanza Reguladora de la Venta, Suministro y Consumo de Bebidas Alcohólicas en la Vía Pública, con el fin de actualizar y modificar la misma acorde a la situación actual.

 

 

Cartagena, 13  de febrero de 2013

Moción conjunta de los grupos de la oposición Movimiento Ciudadano, PSOE e IU sobre puesta en marcha de una comisión permanente de evaluación y seguimiento de la Ordenanza Reguladora de la Venta, Suministro y Consumo de Bebidas Alcohólicas en la Vía Pública
A %d blogueros les gusta esto: