No repetiré las muchas ocasiones en que D. Mariano García comete errores de suficiente gravedad como para que ya se haya solicitado su cese en este Pleno anteriormente, pues a estos errores ya de por sí difíciles de justificar, actualmente le tenemos que sumar las mentiras con las que el Sr. García intenta confundir a los ciudadanos, supongo que con la sana intención de no perder el puesto que ocupa.

Si ya es malo tener un responsable que no solo carece de experiencia en un campo tan delicado como el de la seguridad, peor es que este no se deje aconsejar por los técnicos y profesionales que ya encontró trabajando en la Concejalía de Seguridad a su llegada a la misma, enmendándoles la plana en todas las ocasiones, y hago públicos los antecedentes más cercanos a su último desaguisado público.

Resulta que tras el follón montado por los sucedidos en el botellón del pasado carnaval, y viendo que se estaban realizando botellones en las inmediaciones de la Plaza de la Condesa de Peralta, se preparó un dispositivo disuasorio de 4 agentes que estuvieron durante varias semanas los días viernes y sábado vigilando que no se realizaran este tipos de actividades en esa zona. El resultado fue bueno, pues se disuadió a los jóvenes sobre la ubicación de sus botelleos, y se dejó la zona sin problemas.

Como la prioridad del Sr. García no es servir a los cartageneros, si no hacer méritos ante su Jefa ahorrando sin medir las consecuencias de ese falso ahorro, a dos semanas vista de la Semana Santa y en contra de la opinión de los técnicos, que así se lo manifestaron, el Concejal García decidió suprimir el operativo contra botelleo antes reseñado, y como fruto que recogimos  de ese ahorro fue el del retorno de los jóvenes a su carencia natural, ir donde está la fiesta, sea esta del tipo que sea.

Como a D. Mariano le gusta mantenerla y no enmendarla, se desmarca con declaraciones que irritan a procesionistas y ciudadanos en general, y nos cuenta que había un operativo de 60 agentes locales. Lo que no cuenta es que estos 60 agentes eran para todo el municipio, cuarteles de las diputaciones, procesiones de fuera de la ciudad, personal del cuartel y la central, y que restando restando, lo cierto es que para la procesión del encuentro había 8 agentes que en parejas acompañaban a cada una de las 4 procesiones que salían esa noche, más siete agentes que daban escolta al trono de la Virgen, además de un cabo y un sargento, lo queda un total de 17 efectivos, para la noche más larga y entrañable de Cartagena.

Para colmo de males, se ve que no se solicitó por parte de D. Mariano en la Junta Local de Seguridad que la policía nacional aumentara sus efectivos para esa noche, quizás por que ahora el Delegado del Gobierno es de su partido y puede molestarle. Al día siguiente de los incidentes debió de solicitarse, pues aumentó el número de policías nacionales en la calle, de tal modo que hasta abrían paso al Cortejo Municipal.

A lo relatado le podemos agregar que D. Mariano fue informado  que el Martes Santo, hubo botelleo en la Cuesta de la Baronesa, por lo que no puede alegar desconocimiento de los antecedentes, pero poco le importó.

Por achacarle algo más, D. Mariano debe ser muy mal interlocutor, pues hablando se entiende la gente, menos D. Mariano, que este año ha perdido hasta los Plumeros de las procesiones. Lo intentó tocándoles la fibra cartagenera a los agentes, pero tan desafortunadamente que hasta los predispuestos a colaborar en los desfiles le dieron la espalda.

Esta ciudad se merece un Gobierno que no le mienta, un Gobierno que cumpla con todas su obligaciones y no abdique de sus responsabilidades y necesita sentirse segura en sus calles y con sus tradiciones.

Por todo lo expuesto presento Moción a este Pleno Municipal para que se cese al Concejal de Seguridad de este cargo, por incapacidad manifiesta para ejercer las funciones del mismo.

 

 

Cartagena,  a 4 de abril de 2013

 Fdo. José López Martínez

Portavoz Grupo Mixto-Movimiento Ciudadano

Moción Cese del Concejal de Seguridad
A %d blogueros les gusta esto: