El pasado 22 de abril se presentó el cartel anunciador del Festival Internacional la Mar de Músicas 2013, hito este que va a marcar el festival de este año, por sumarle al polémico festival otra mancha más en su concepción, preparación y desarrollo. A los defectos conocidos como que la marca “La Mar de Músicas” obra en poder de un funcionario importándole un bledo a la Concejal de Cultura Sra. Montero, a lo oscuro de sus cuentas, a los viajes y dispendios que han hecho y hacen algunos miembros del Gobierno Municipal con cargo al festival, el poco trabajo realizado desde el Ayuntamiento, que desde el primer año ha vendido como suya la confección del festival, cuando sabemos que D. Ramón Trecet y su esposa eran los que nos servían las gangas musicales con las que se lucraban algunos, a toda esa lista de despropósitos le sumamos este año otro más, del que no se encuentran adjetivos calificativos capaces de descalificar tamaña basura.
Se le contrata al presunto artista Antonio de Felipe el cartel anunciador, y este artista del pop art, del Photoshop y del sablazo, nos vende un refrito de una obra del genial Joaquín Sorolla, concretamente “niños en la playa”, a la que trata mediante ordenador, incluyéndole un barco velero en el que en su banda de babor forman como guardiamarinas saludando a la Malvarrosa, que no a Cala Cortina, una pléyade de personajes típicos del “pop art”, tales como los Beatles en su versión del Submarino Amarillo, Marilyn o  Audrey Hepburn, copiados y pegados con el prestigioso programa photo shop. No termina así la cosa, y como no podía ser de otra forma va a peor, pues si la Sra. montero se hubiera preocupado por la obra del Sr. de Felipe, vería que el recurso de niños en la playa, más barco velero, más personajes conocidos, ya lo utilizó el pintor en su exposición Popsport del Palau de la Música de Valencia allá por el año 2010, donde la misma imagen aparece con los “Picapiedra”, y que nos estaba revendiendo el producto, suponemos que a buen precio.
Pues bien, una vuelta de tuerca más siempre la aguantan los cartageneros, y no se le ocurre otra cosa que orlar esa inmensa bazofia fruto del autoplágio del plagio,  no con la bandera de cortesía que todos los barcos que navegan por nuestras aguas deben exhibir, la bandera de la Provincia Marítima de Cartagena, ni tan siquiera con la de nuestro municipio, si no que lo hace izando la bandera de la Comunidad Autónoma en la popa del dichoso velero. Por fin ya tenemos, con la aquiescencia de la Sra. Montero, el festival La Mar de Murcias, que es como terminará llamándose el dichoso evento.
Por lo expuesto, presento moción a este Pleno, para que se inste a la Concejal de Cultura a retirar de manera inmediata el cartel difamador, que no anunciador, y exija al autor el reintegro de los emolumentos que haya recibido por vender un plagio de su obra.

Moción para la retirada del cartel anunciador de La Mar de Músicas
A %d blogueros les gusta esto: