Las quejas de los comerciantes, vecinos y de agentes de la propia Policía Local, corroboran la mala gestión para atajar el problema

 

Conocidos los problemas del pasado fin de semana con la falta de control en un macrobotelleo realizado en Cabo de Palos, como las molestias causadas a los vecinos y a los trabajadores del mercadillo, desde Movimiento Ciudadano nos vemos obligados a denunciar una vez más la falta de previsión que ha existido por parte de la Concejalía de Seguridad, bien en la figura del concejal Mariano García, bien en la de su Coordinador, Juan Antonio Calabria, y de la que se han quejado desde sindicatos a jefes de servicio.

Para comenzar, reseñar que el acuerdo de horas de RED para los meses de verano, Semana Santa y Carthagineses y Romanos, obliga a la jefatura a movilizar con 15 días de antelación a los agentes que se vayan a necesitar para cubrir los servicios con personal de RED, algo que no casa con el nuevo sistema de repentizar sobre el servicio casi a diario. Esto está causando  gran malestar entre los agentes policiales, que aún de vacaciones no pueden organizar con suficiente antelación ni sus viajes ni su descanso, viéndose en muchos casos perturbada su vida familiar. Pues bien, en el caso que nos ocupa, se da la paradoja que nadie con responsabilidad en el departamento previó la baja de dos agentes que habían solicitado libre este fin de semana, por lo que el servicio se vio mermado.

Asumimos pues como cierta la queja de los sindicatos policiales, imposibilitados para cumplir con la Ordenanza de Regulación del Consumo de Alcohol en la Vía Pública, tanto por la manifiesta falta de efectivos, que provocaría la indefensión de los agentes ante una respuesta descontrolada de los jóvenes, así como por no tener establecido un procedimiento completo que certifique el buen fin del proceso sancionador desde la confiscación de las bebidas o muestras de las mismas como prueba de la infracción cometida, el mantenimiento reglado de la cadena de custodia de dichas pruebas, la comunicación formal a los afectados para que puedan recurrir la denuncia y la publicación en el BORM de las sanciones,  todo ello para garantizar el buen fin de la Ordenanza, pues si se falla por parte de la Administración en alguno de los pasos antes reseñados, podrán ser admitidas alegaciones al respecto y condenado el Ayuntamiento a costas derivadas del proceso, que en algunos casos pueden elevarse a 1.700 euros.

Lamentamos el estrés que causa la dicotomía existente entre la obligación policial de intentar aplicar y, por tanto, cumplir la Ordenanza de Consumo de Alcohol y la imposibilidad de que su aplicación llegue a buen término, con la que tendría que ser la sanción administrativa que disuadiera a los jóvenes de consumir alcohol en la vía pública y a sus padres de la omisión del control sobre sus hijos menores.

Lamentamos igualmente las molestias que han sufrido vecinos y bañistas de la zona del ZM, que por causa de la falta de efectivos que atendieran sus denuncias, han tenido que soportar 48 horas seguidas de fiesta y after hours en los alrededores del citado establecimiento hostelero.

Recordar, por último, que el 25 de julio se celebra en Los Urrutias la fiesta de Santiago, donde la situación podría resultar insostenible por la noche, con gente abarrotando las playas y haciendo botelleo, que derivará en cuantiosas molestias para los vecinos. Advertimos sobre esta situación con objeto de que los responsables de nuestra seguridad, tengan esta vez la previsión hecha.

 

 

 

Cartagena, a 16 de julio de 2013

 

 

Grupo Mixto-Movimiento Ciudadano

Movimiento Ciudadano achaca falta de previsión de la Concejalía de Seguridad en el botelleo de Cabo de Palos
A %d blogueros les gusta esto: