Por José López, Concejal de Movimiento Ciudadano en el Ayuntamiento de Cartagena

 

Veo con estupefacción las oportunidades que perdemos y los atropellos que sufrimos, por ello no me puedo morder la lengua ante determinadas situaciones que con tan sólo un poco de sentido común y el consecuente empuje podrían solventarse y resultar muy beneficiosas, impulsado con ello a la Comunidad Autónoma a través de su gran puntal: la ciudad de Cartagena.

            Y es que ahora llegan espeluznantes noticias como el cierre de la oficina delegada de Defensa en la ciudad portuaria, lo que supondrá que para cualquier papeleo de índole militar, el afectado en cuestión tendrá que ir a solucionarlo a Murcia, cuando es del todo ilógico porque la inmensa mayoría de los militares de la región están concentrados en Cartagena, pero claro, como no somos capital de provincia, pues hay que replegarlo todo en la susodicha. Seguimos con el tema de los juzgados y su posible concentración capitalina, con lo que eso conllevaría de ruina económica para Cartagena, entiéndase despachos de abogados que decidirán trasladarse, taxis que circulan junto a los juzgados, bares que viven de la actividad que se genera allí, todo un disparate, pues con más casos sobre la mesa que capitales como Huesca, Ávila, o Guadalajara, cuyos juzgados son intocables, aquí hay que fastidiarse porque con la excusa de que no lo somos, se atreven a mentar su traslado. Veremos cómo sienta en Elche, Gijón o Vigo.

            Todo esto, claro está, que no pasaría si fuéramos capital de provincia, pues seámoslo. ¿Qué miedo hay? Si hasta IU en el Ayuntamiento ha pedido al Gobierno local que evalúe, “atendiendo a los ingresos percibidos por la Comunidad Autónoma relativos a la extinta Diputación Provincial, las cuantías a las que hubiese tenido derecho el Ayuntamiento de Cartagena por el peso poblacional en los últimos cuatro años”, a lo que yo añadiría en los últimos veinticinco. Incluso, desde nuestro partido se encargaron sendos estudios que avalaban la legalidad y la necesidad de la creación o restitución de una segunda provincia en nuestra Comunidad Autónoma, la de Cartagena, como medio indispensable para obtener un mayor peso y representación en el Congreso de los Diputados con el que poder luchar por los intereses de todos los habitantes de esta región, así como para conseguir un reparto presupuestario equitativo o al menos más justo con el resto de pueblos y ciudades de la Comunidad, mediante las Diputaciones Provinciales. Pero, con la más cínica de las actitudes e incumpliendo sus promesas, los diputados regionales han obviado las 50.000 firmas presentadas al respecto en la Asamblea Regional, y nulo ha sido su debate en la Reforma del Estatuto de Autonomía por parte de PP, PSOE e IU.

            Y descuiden, ya verán como el ZAL acaba en Murcia, o el FERRMED desviará curiosamente su natural trayectoria mediterránea para adentrarse en el interior en busca de la capital y relegando una vez más a Cartagena, que es a quien el destino colocó junto al mar. Mientras tanto, en esta ciudad de casi 220.000 habitantes aguantaremos como siempre lo hemos hecho, llenos de razones, de historia y de sentido común, esperando la llegada de un Gobierno que entienda que para progresar hay que ir de la mano, seguir engordando a Murcia desinflando Cartagena es un error.

Artículo de opinión del concejal de MC, José López, titulado Miedo a la provincia y publicado hoy (10/9/2013) en el diario La Verdad.

2013-09-10 La Verdad0004

Miedo a la Provincia
A %d blogueros les gusta esto: