Por José López. Concejal de Movimiento Ciudadano

Últimamente me suelo topar con bastantes casos en los que no habría problema alguno de existir en la Región de Murcia una segunda provincia: la de Cartagena, es decir, no habría peligro de traslado de la oficina delegada de Defensa de Cartagena a Murcia, ni de traslado de juzgados a la capital ante su centralización, ni comparativas económicas de lo que habría recibido Cartagena vía Diputación Provincial en contraposición a lo que viene a la ciudad portuaria vía Comunidad Autónoma, por poner algunos casos. Y ya cada vez son menos los que nos tratan como locos a quienes pedimos la restitución de la Provincia de Cartagena, porque ahora que predomina la economía y no las ideas, los argumentos también nos sobran, y no se conoce ni uno sólo en su contra, más que el silencio malicioso de quienes bien no quieren ver sus ventajas para toda la Comunidad Autónoma o bien se benefician de la situación.

            Vamos a los argumentos: digo bien restitución, porque Cartagena ya fue creada como provincia en 1799  junto con Santander, Asturias, Alicante, Málaga y Cádiz, todas ellas mantenidas como tales, incluso Cantabria y Asturias constituidas después como sendas comunidades autónomas, hasta que en 1822 fue suprimida la de Cartagena por un decreto de Cortes. Eso, como breve apunte por la parte histórica.

            Por la parte económica las ventajas para los habitantes de la Región son evidentes: la dotación económica procedente de los Presupuestos Generales del Estado sería mayor, conforme sucede con las autonomías donde hay más de una provincia, asegurando además un reparto equitativo, a través de las Diputaciones Provinciales. Más argumentos, que con dos provincias nuestra Comunidad Autónoma  tendría mayor representación tanto en el Parlamento como en el Senado, que es donde se defienden los intereses y se toman las decisiones sobre grandes infraestructuras que condicionan el progreso y el futuro.

            En fin, que durante estos días de retorno a la actividad parlamentaria en la Asamblea Regional, se tendrá que reunir de nuevo la comisión que estudia la reforma del Estatuto de Autonomía, magnífica oportunidad histórica no sólo para defender esta reivindicación de restitución de la Provincia de Cartagena, sino también para defender todas las bondades de índole económica que conllevaría. Y es que a día de hoy no sé si en la Región de Murcia estamos para conformarnos con el peso específico que tenemos, con más habitantes que Aragón o que Extremadura y con más territorio que el País Vasco pero con un peso muy inferior en las instituciones, pudiendo obtener más.

            Y, teniendo muy presente, que “ese obtener más” para la tan ansiada Diputación Provincial de Cartagena, que estaría encabezada por los alcaldes de la propia Cartagena, La Unión, Mazarrón, Fuente Álamo, Torre Pacheco, San Javier, San Pedro del Pinatar y Los Alcázares, significaría nutrirse directamente de transferencias del Estado y cesión de porcentajes de determinados impuestos tales como IRPF, IVA, Impuesto Especial sobre alcohol, hidrocarburos y tabaco, elementos importantísimos de financiación que ayudarían sin duda al despegue de la economía de todos estos municipios y por ende de la Comunidad Autónoma.

http://murciaeconomia.com/not/18254/las_ventajas_economicas_de_la_segunda_provincia/

Cabecera NE Opinión

Las ventajas económicas de la segunda provincia. Artículo publicado en MurciaEconomía 12/9/2013
A %d blogueros les gusta esto: