Declaraciones de la concejal de MC, María José Soler

Menos de tres meses ha durado abierta la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Santa María del Rosell. La disminución del número de ingresos afectados por la COVID-19 parece haber sido la excusa para clausurar la atención de enfermos que precisan de medicina intensiva.

Más allá de la justificación de turno, queda el hecho objetivo. Y es que sólo tres meses ha permanecido abierta una instalación que proporciona un servicio fundamental. De esta forma, Cartagena vuelve a ser azotada por las decisiones políticas del Gobierno de Murcia en una materia tan sensible como la sanidad.

Son los mismos que, con decisiones como ésta, se afanan en seguir incumpliendo la Ley 3/2016, de 21 de marzo, para el funcionamiento pleno de Santa María del Rosell como hospital general.

En este contexto se ha pronunciado la concejal de MC Cartagena, María José Soler, quien ha denunciado “un nuevo ejemplo del inacabable maltrato del Gobierno murciano a Cartagena y su Comarca”.

“Si esta semana era noticia la situación de las guardias localizadas ante la ausencia de especialistas, esta mañana informamos del cierre de la UCI del Rosell, que se ha hecho efectivo por el Gobierno regional desde el pasado martes”, ha continuado manifestando la edil.

Soler ha criticado que “amparándose en la mejora de los datos Covid, vuelven a castigarnos con la pérdida de otro servicio”, añadiendo que “tristemente no sorprende la celeridad con la que se emplean cuando de restarnos prestaciones se refiere, incapaces de disimular su desprecio a Cartagena, ni cuando de algo esencial como la sanidad se trata. Una atención primaria en precario, una Ley para la apertura del Rosell que incumplen desde 2016, listas de espera, y ahora cierre de UCI en tiempo récord, por poner unos ejemplos”.

La realidad vuelve a evidenciar el grave perjuicio que supone para Cartagena y su Comarca estar enmarcados administrativamente en esta Comunidad uniprovincial y profundamente insolidaria e injusta. “Formar parte de esta Región es algo tan nocivo que también pone en riesgo nuestra salud”, ha concluido señalando la concejal de MC.

Declaraciones del portavoz adjunto de MC Cartagena, Jesús Giménez

Se siguen conociendo detalles acerca de la voluntad del Gobierno de la nación de instalar un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) en nuestro municipio.

Ayer hablábamos de la maniobra de despiste poniendo sobre la mesa desde Moncloa, en el contexto internacional actual, la idoneidad de habilitar un Centro de Acogida de Refugiados, ocultando presumiblemente el objetivo real.

Ahora, por fuentes cercanas a las administraciones implicadas, nuestro Grupo ha sido conocedor, al igual que habría de saber la alcaldesa del PP, Noelia Arroyo, que desde el pasado mes de febrero en el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones se indaga para buscar terrenos propicios donde construir un centro de grandes dimensiones para acoger inmigrantes en Cartagena.

En este punto hay dos opciones; o Arroyo lo sabía y es consentidora de la situación o es totalmente ajena. En el primer caso por acción y, en el segundo, por omisión quedaría igualmente retratada.

La obscenidad de vincularlo a Ucrania

Esta mañana lo ha explicado así el portavoz adjunto de MC Cartagena, Jesús Giménez.

“PP y PSOE, después de acordar el  Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) en El Espalmador, a pesar de las reticencias de la Armada y la frontal oposición de los cartageneros, dan un paso más y, sin trasladar éste, proyectan un centro de gran capacidad para atención a inmigrantes”.

Acto seguido, ha valorado como “una obscenidad vincularlo con Ucrania para conformarnos, cuando semanas antes de la invasión rusa sabemos que buscaban instalaciones de, al menos, 50.000 m2”.

Ciudad de la Justicia, nueva Comisaría o el Cuartel de la Guardia Civil, otros objetivos

Una vez hecho el análisis de la situación, el también presidente de MC ha recordado que ”mientras, la Ciudad de la Justicia, la nueva Comisaría o el Cuartel de la Guardia Civil esperan veinticinco años; en una comarca con un gran déficit de seguridad, en menos de un año emergen estas dos instalaciones, con una inversión millonaria”.

Por ello, ha exigido, en nombre de su formación, “la inmediata puesta en marcha de estos tres proyectos, además de que se nos expliquen públicamente las razones por las que el Hospital Naval sí es válido para este fin y no para cualquiera de esas infraestructuras necesarias”.

Al tiempo, de manera más concreta ha señalado que “queremos saber cómo se va a garantizar la seguridad con estas nuevas instalaciones y, por supuesto, qué medidas compensatorias ofrece el Estado por el gravamen que suponen para el desarrollo del municipio”.

La ‘influencia’ de Arroyo al descubierto

En clave local, ha aludido a la justificación de Arroyo vendiendo “su influencia en todas las administraciones como su gran valor y, tres años después, los frutos son dos campos de concentración y la pérdida del ferrocarril”.

“Sin duda vivimos el período más nefasto desde 1992. El peor Gobierno en la peor tesitura, vendidos a intereses externos mientras Cartagena se degrada sin remedio”, ha finalizado el dirigente cartagenerista.