Publicada el viernes, 2 diciembre 2022

"; La Trinca impone su sello en el presupuesto 2023; préstamos, deuda y clientelismo, el epílogo del Gobierno de N. Arroyo (PP) – MC Cartagena
  • Isabel García: “Votamos no a un presupuesto que es el resultado de una amalgama de tránsfugas sin proyecto e intereses personales inconfesables”

Esta mañana, con los únicos votos favorables de La Trinca ha quedado aprobado el presupuesto general del Ayuntamiento para el año 2023. Los votos del Partido Popular, los tránsfugas y los dóciles ciudadanos han validado un documento que incrementa en otros diez millones la cuantía de los préstamos solicitados durante esta legislatura, llegándose a la nada despreciable cifra de 30 millones.

Unos números que intentar cuadrar con su política de ciencia ficción, que no se cree ni el interventor, que vuelve a advertir en su informe que “se observa, de nuevo, cierta sobre – estimación de algunos conceptos”.

¿El destino de los préstamos?

Cualquier vecino cargado de curiosidad se preguntará en qué aspecto se ve reflejado en nuestro municipio tanto préstamo, pues vivimos en la Cartagena más deprimida, decadente y sucia que recordamos. Sin embargo, el PP, ahora con N. Arroyo, impone su sello y aprieta un poco más la soga del cartagenero para sus fines electoralistas.

Pero la voracidad de los populares no acaba ahí; recordemos que además de acudir a los bancos, han dispuesto de 14 millones de subida del IBI y los 10 millones en que han encarecido el recibo del agua.

Un presupuesto ‘inútil’

Debemos ‘tragar’ con un presupuesto que no ayudará a dinamizar la economía ni a generar empleo y cuya finalidad es sufragar la campaña electoral que sacará a Arroyo del Gobierno con dinero de los cartageneros.

Queda claro el sello que deja en cada presupuesto. Clientelismo, compra de voluntades y de votos, el reparto a dedo y la amenaza al que ose salirse del encuadre que ustedes quieren.

Conviene precisar que dispara, eso sí, el gasto en Alcaldía, y es que parece que con quince miembros de su Agrupación Sardinera no es suficiente.

En relación al presupuesto de gastos, hay que precisar que la mayoría de partidas son genéricas y vienen sin detallar, lo que viene a agrandar la figura oscurantista de la alcaldesa del PP.

Comprar voluntades a la desesperada y enmienda a la totalidad

Al tiempo, hay que poner el acento en el enésimo intento de ganar ‘afines’ incrementando el gasto en 50.000 euros a cada concejal de distrito. En relación a la compra de voluntades como vehículo para intentar continuar en el Gobierno, hay que remarcar que aumentan en más de un millón lo destinado a subvenciones. Eso sí, los participativos los elimina al objeto de que los vecinos vayan a pedirle a su puerta.

De la ejecución presupuestaria ni hablamos, pues a 31 de octubre tienen pendiente de ejecución 26.720.728,02 euros, es decir más del 75% de lo que tenía disponible para obras en 2022.

Acumular déficit como vía de escape

La responsable de MC en el área de Hacienda, Isabel García, ha argumentado el voto de nuestra formación, recordándole a la edil del PP, Esperanza Nieto, su especialidad en acumular un déficit anual de diez millones, encubierto con préstamos.

“En 2019 fue la DANA, el año pasado la recuperación por la COVID, pero este año ni disimulan”.

Acto seguido, García ha calificado el presupuesto como “la sublimación de su incapacidad”. Les ha remarcado, además, que debido a la actitud totalitaria que han exhibido durante toda la legislatura, en esta ocasión, MC ha optado por hacer las “modificaciones pertinentes ya desde el Gobierno, en junio de 2023”.

Vaciar las arcas antes de las elecciones

Por el carácter electoralista del presupuesto, la edil cartagenerista ha calificado como “curioso” el hecho de que se dupliquen las partidas destinadas al Mucho Más Mayo y Cruces de Mayo, eventos que se celebran antes de las elecciones, y se mantengan las de La Mar de Músicas, el Festival de Jazz o Rock Imperium, que se desarrollan después.

Los números son la variable más incontestable, de ahí que la concejal de MC se haya apoyado en ellos para recordar que se han dejado de invertir más de 50 millones en esta legislatura; 10 millones en 2019; 15,5 en 2020; 10 en 2021 y “todavía les queda más de 26,5 en 2022, dinero sobre el que existen dudas razonables que se vayan a gastar en dos meses”.

“Votamos no a un presupuesto que es la confesión de la incapacidad y la irresponsabilidad de Arroyo, el resultado de una amalgama de tránsfugas sin proyecto e intereses personales inconfesables pero evidentes, la demostración de que la suma de sus quince votos es un lastre y un yugo para Cartagena”, ha finalizado Isabel García.

La Trinca impone su sello en el presupuesto 2023; préstamos, deuda y clientelismo, el epílogo del Gobierno de N. Arroyo (PP)
A %d blogueros les gusta esto: