Declaraciones María Dolores Ruiz.

María Dolores Ruiz: “El vivero de empresas que hay allí ha perdido multitud de plaquetas y la zona verde anexa presenta un estado deficiente, con ficus secos y una auténtica escombrera, muestra de la dejadez a la que somete el Gobierno local al municipio”

A nadie se le escapa que la zona norte del centro de ocio Mandarache ofrece un estado lamentable de conservación. Allí se encuentran tanto el Vivero de Empresas para Mujeres, con las piezas rectangulares que revisten sus paredes muy deterioradas y descascarilladas, incluso muchas de ellas ausentes; así como una zona de expansión arbolada, pero que presenta más bien el aspecto de una escombrera. Todo ello es de carácter municipal y está desatendido por el gobierno de Noelia Arroyo.

Para la edil de MC Cartagena, María Dolores Ruiz, “el espacio denominado Vivero de Empresas para Mujeres está perdiendo la plaqueta que oculta lo que parece ser poliuretano, que sirve de aislante al edificio, y presenta una imagen de abandono que no resulta adecuada para un espacio municipal”.

Y añade que “en la parte de atrás se plantaron algunos de los ficus que fueron trasladados allí desde su ubicación original en la Avenida de América cara a la prolongación de la vía verde del Barrio Peral, prolongación que, desde el año 2011, muestra un estado deficiente y donde lucen varios ficus secos que no lograron su objetivo de sobrevivir al trasplante”. 

Ruiz indica que, además, “la zona destinada a prolongación aparece llena de escombros procedentes de la construcción, depositados allí por algún conciudadano `ejemplar´”.

“Por ello, vamos a solicitar que el Pleno inste al Gobierno municipal a reponer la plaqueta exterior que se está cayendo del vivero de empresas, así como que se proceda a regar de forma habitual los ficus que se trasladaron de la Avenida de América, retirando los ejemplares que no han sobrevivido, y que se planten otros en su lugar para que, de aquí a que se proceda a dar continuidad a la vía verde del Barrio Peral, hayan crecido lo suficiente como para dar sombra, y que se limpie de escombros la zona con la finalidad de cumplir con el deber del ornato público”, concluye María Dolores Ruiz.