En relación a que Barreiro se sienta con fuerza para presentarse no podemos decir otra cosa que es lo esperado, porque ella siempre piensa en mantener su lugar en la política y nunca en mantener a Cartagena en su lugar.
Si ella hubiera dedicado sus esfuerzos a situar a Cartagena en España y no a colocarse en el Congreso, la ciudad no estaría ahora mendigando una ramal de un AVE que llega a Alicante, o soportando como un tesoro que se ha puesto en valor en Cartagena se pasee por España sin quedar constancia de esto, y encima saca pecho por ello.
En cuanto a la ciudad, es triste oírla hablar de los yacimientos y saber que el anfiteatro, el monasterio de San Gines y muchos otros están abandonados a su suerte, que quizás sea la misma que la del molinete, que es acabar hormigonado y sin excavar.
Los barrios y diputaciones también deben estar muy satisfechos de que los obvie, salvo para repartir puestos en las Juntas Vecinales, y contratos, mientras no les pone ni luces navideñas, aunque gastamos más en luz que Valencia o Valladolid.
También es llamativo el asunto de los barrios que ella expropió, y que una década después habla de rehabilitar, y en los que, por lo que sabemos, el único que ha sacado tajada es su amigo Alonso.
Y en eso, en sus amistades también creemos que se fundan sus fuerzas a seguir, que son las mismas que después de años lucrándose con los contratos de la actividad municipal la animarán a seguir, no sabemos si para mantener sus privilegios o para no dejar rastro de ellos.
Como no hay mal que por bien no venga, si Barreiro se presenta, Cartagena le podrá demostrar qué opina de su oscura gestión, que ya dura 20 años, y si no se lo demostrará al PP, puesto que todo su partido es cómplice de sus actuaciones al frente del Gobierno.
Por nuestra parte, continuamos trabajando para dar a Cartagena un futuro en el que ella será, como lo es hoy, el centro de nuestros objetivos y proyectos.

Barreiro piensa más en su lugar en la política que en el bien de Cartagena
A %d blogueros les gusta esto: