También puntualiza que entonces “el concejal de urbanismo en Cartagena no era Agustín Guillén, sino que era José Fidel Saura Guerrero, ahora imputado en la `Operación Púnica´ y que ha desarrollado parte de su actividad profesional y empresarial tras abandonar la política, de la mano de José Antonio Alonso Conesa, cabecilla de dicha trama según el Magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco”

Ante la nota de prensa que en el día de ayer difundió el Partido Popular, después de que Guillén y Barreiro se reunieran con sus abogados, Movimiento Ciudadano de Cartagena (MC) considera que ésta es un punto de inflexión en la política municipal, puesto que supone la paz entre ambos y lanza un mensaje claro a la ciudadanía: el Partido Popular tiene muchas cosas que ocultar sobre el mandato de Pilar Barreiro en Cartagena, y las va a seguir ocultando.
La investigación de Novo Carthago, que no es sino una más de las operaciones urbanísticas dudosas que se han llevado a cabo en Cartagena, tiene una particularidad, y es que vincula a los dirigentes del Partido Popular también a nivel regional, lo que le ha dado mayor repercusión y seguimiento, y es que hasta para los escándalos necesita Cartagena que interesen en Murcia.
No obstante esto, y centrándonos en la investigación, el portavoz de MC en el Ayuntamiento de Cartagena, José López, indica que “nos consta que la promotora en el año 2002 había iniciado los contactos con las administraciones local y autonómica, dirigidas por Pilar Barreiro y Ramón Luis Valcárcel, y como ya dijimos el concejal de urbanismo en Cartagena no era Agustín Guillén, sino que era José Fidel Saura Guerrero, ahora imputado en la operación Púnica y que ha desarrollado parte de su actividad profesional y empresarial tras abandonar la política, de la mano de José Antonio Alonso Conesa, cabecilla de dicha trama según el Magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco”.
“Y claro –prosigue López- si ya se habían iniciado contactos entre la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento con Hansa Urbana antes de comprar una finca rústica y protegida a orillas del Mar Menor, es imposible que nos creamos que Pilar Barreiro no sabía nada, ni siquiera que estaban protegidos los terrenos, o que el pacto entre las tres partes que refiere el Magistrado Abadía no nos parezca evidente”.
Además se da la circunstancia, matiza López, “de que en los años 2002 y 2003 es cuando la sociedad municipal Casco Antiguo firmó el convenio de Puerta Nueva con las mercantiles que encabezaba el ex alcalde Alonso, y precisamente lo firmó en persona la Alcaldesa Barreiro, situándose ella misma como representante municipal, lo que evidencia que no delegaba ni las funciones de las empresas”.
Por todo ello, afirma el Concejal de MC, “en el próximo Pleno llevaremos una batería de preguntas muy claras al gobierno del Partido Popular, porque quizás ya no esté la Sra. Barreiro para contestarlas —si le queda algo de dignidad política después de el esperpento protagonizado—, y le preguntaremos si conoce la identidad de las personas e intermediarios que actuaron en esta operación; quiénes hablaron con el Ayuntamiento por parte de la empresa Hansa Urbana antes y después de comprar los terrenos; y quién era el interlocutor válido del Ayuntamiento de Cartagena para tratar con Hansa Urbana esta operación urbanística sobre suelo rústico protegido, allá por los años 2002 y 2003”.

MC afirma que en 2002 la promotora de Novo Carthago ya había iniciado contactos con las administraciones local y autonómica, por lo que es imposible que Barreiro no estuviera al tanto
A %d blogueros les gusta esto: