A comienzos del verano no hubo recato por parte de la Sra. Barreiro y de algunos de sus concejales de vender a los cartageneros la cantidad de banderas azules que una vez más habían conseguido las playas de Cartagena. Pero igual que todo en la vida es efímero todo es impostura en las metas y objetivos que el gobierno de la Sra. Barreiro dice haber conseguido, pues no es tanto la necesidad de que nuestro municipio consiga una de esas metas u objetivos, como que parezca conseguirlos aunque en algunos casos no se merezcan.

 

         Cabe destacar que para que el organismo encargado de conceder las banderas azules pueda conceder éstas, hay que cumplir una serie de requisitos, algunos conocidos por la ciudadanía como la limpieza de sus aguas, la adecuación de playas para personas con movilidad reducida, el cuidado de sus arenas e infraestructuras y, de manera muy destacada, que en las que deseen la obtención del galardón se presten servicios de socorristas como indica la norma.

 

         Pues bien, al menos esta última de las disposiciones requeridas por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor en su programa Bandera Azul, se ha incumplido de manera taimada por los responsables municipales, pues bien saben éstos que es condición sine qua non que cada una de las playas que exhiba la bandera cuente con al menos dos  socorristas y que éstos sean profesionales, es decir, que estén con un contrato de trabajo que garantice su cualificación, por lo que no se consideran válidos para dicha labor los socorristas voluntarios de Protección Civil, por muy preparados que estén para desarrollar dicha labor y a pesar de la abnegación que de su voluntariado se detraiga.

 

         Pasó ya en el pasado mes de junio, que del día 15 al 30 de dicho mes, Playa Paraíso e Islas Menores Poniente, estuvieron atendidas por un único socorrista, pero ondeando en ellas la bandera azul. En los primeros días de septiembre Islas Menores Levante y Mar de Cristal han estado atendidas sólo por personal voluntario y la playa de Levante con un sólo socorrista contratado, acompañado de personal voluntario y tanto ha ido el cántaro a la fuente que la situación reseñada ha llegado hasta la asociación que concede las banderas azules y tenemos constancia de que han dado traslado al Ayuntamiento, instándolo a que cumpla la norma o retire las banderas azules de cuantas playas dejen de cumplirla.

 

         Por lo expuesto, por considerar que es mejor para la imagen de un municipio que dice ser turístico y por lo vergonzoso que resultaría que nos quitaran una o más banderas azules en plena temporada, presentamos moción a este Pleno Municipal para que en adelante vele por cumplir la normativa de Bandera Azul a la totalidad o en su defecto que  arríe y retire dichas banderas en cuanto no se cumplan todos los requisitos comprometidos.

     

 

Cartagena, a 12 de septiembre de 2013

 

  

 

Fdo. José López Martínez

Portavoz Grupo Mixto-Movimiento Ciudadano

Moción sobre cumplimiento íntegro de las normas de banderas azules en las playas del municipio
A %d blogueros les gusta esto: